octubre 22, 2021

Terminó el artista de pintar el retrato de una mujer joven.

¡Ahora sí! -ordenó a la muchacha-. ¡A parecerse!

Es conocida la tesis según la cual no es el arte el que copia a la naturaleza, sino la naturaleza la que copia al arte.

La gente empezó a mirar los crepúsculos, y a arrobarse ante ellos, sólo hasta que los pintores empezaron a plasmarlos en sus telas.

Los artistas -sean poetas, músicos o pintores- tienen el don de ver ahí donde los mortales comunes no miramos.

Son ellos los que nos revelan la belleza que de otro modo nos pasaría al lado sin mirarnos, y sin nosotros verla.

Llenen ellos el mundo con su arte; cántenlo; píntenlo; escríbanlo; y luego ordénenle:

¡Ahora sí! ¡A parecerse!

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: