Daniel Ulibarri

El alma

 

Fue tan simple: volviste a mí y yo estaba feliz.

 

Nos acostamos encima de las sábanas como si

 

no fuera realmente una noche de sueño y tiempo.

 

El alma es lo que vigilo durante toda la noche.

 

Recuerdo que te habías ido de mi, que me habías

 

dejado al cuidado de nuestro viejo perro.

 

Y la casa sola, ¡no podría haber importado menos!

 

En todo esto, vos y yo y nuestro perro feliz.

 

Nosotros dormimos y el mundo despreocupado.

 

Desperté por la mañana con viejas alegrías.

 

Busco amor en todos los lugares equivocados.

 

Aplicaciones de citas, factores decisivos,

 

lenguajes de amor, miedo a perderme de algo,

 

citas nocturnas, relaciones a larga distancia,

 

fantasmas, indisponibilidad emocional,

 

terapia de pareja, independencia feroz

 

y codependencia, divisiones políticas e identidad.

 

Tratando de resolver el lado idealista del amor,

 

No se me ocurre cómo atravesar el cristal.

 

El alma es el lugar, estirada como una superficie

 

de piedra de molino entre el cuerpo y la mente,

 

dónde tal necesidad se muele a sí misma.

 

En esta época del año no hay puesta de sol.

 

Hace mucho frío hacia el largo viento raspado.

 

Solo movimientos dentro de la luz…

 

Un hundimiento con esta vida media.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: