Daniel Ulibarri

Dormida primavera

 

Así cambiará el amor a la vida que
se renueva a sí misma; que la hoja
que cae del árbol será después la flor,
y que aquello que parece final
es el anuncio de otro comienzo.

Hoja de otoño, arrancada
no por oprobio de viento,
sino por el más violento
de la vejez enconada.

En su ceniza guardada
la primavera, dormida
como una canción callada,
lleva la flor no nacida.

Así, con fe iluminada,
yo en mi muerte llevo vida.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: