septiembre 21, 2021

Si el amor me trajera dolor mañana,

no cantaría una canción por mis penas.

Me callaría la garganta

si mi corazón se rompiera.

Pero el toque de la carne,

que dura un minuto,

es una malla con música…

Así que a los que están

donde está la música

les daría esta advertencia:

no escuchen mucho.

Siéntense derechos en su silla

y sonrían un poco,

o la música les hará mal.

Pueden escuchar todo el tiempo

siempre y cuando recuerden sonreír,

pero cuando lo olviden,

es hora de que se vayan y no regresen nunca,

porque donde está la música van a caer…

Deben tener mucho cuidado,

o les dirá todas esas cosas

que ustedes no quieren saber.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: