septiembre 28, 2021

Conozco a un hombrecito gracioso

Tan callado como un ratón,

Quien hace las travesuras que se hacen

¡En la casa de tu madre!

Nadie ve su rostro nunca

Y sin embargo todos estamos de acuerdo

Que cada plato que rompemos estaba roto ya

Por Don Nadie.

Es él quien siempre arranca libros,

Que deja la puerta entreabierta

Él saca los botones de nuestras camisas

Y esparce alfileres lejos;

Esa puerta chirriante siempre chillará

Por favor, ¿no lo ven?

Dejamos de hacer la lubricación

Gracias a Don Nadie.

Pone leña húmeda al fuego

Que las teteras no pueden hervir;

Suyos son los pies que traen barro,

Y todas las alfombras ha ensuciado.

Los papeles siempre se extravían;

¿Quién los tuvo de último, sino él?

Nadie los tira

Solamente Don Nadie.

Las marcas de los dedos en la puerta

Ninguno de nosotros responsables;

Nunca dejamos las persianas abiertas

Ni dejamos que cortinas desvanezcan.

La tinta que nunca derramamos; las botas

Tiradas alrededor, ¿no lo ven?

No son nuestras botas, todas pertenecen

A Don Nadie.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: