septiembre 28, 2021

Don Juan y el oficio de pensar

La tarde se va ya. Los hilos del crepúsculo se enredan a la punta de los chopos que hacen guardia en la orilla del camino.

En su sillón frailero Don Juan está pensando. Pensar nunca fue su oficio, pero los años le han fijado esa tarea. Y la de recordar.

¿Qué piensa el caballero sevillano?

Se pregunta si acaso desperdició su vida en amores y amoríos. Fueron muchos, medita. Si los contara no acabaría de contarlos.

Por su memoria pasan nombres de mujeres. A cada nombre corresponde un rostro, y a cada rostro el recuerdo de una noche. Al final todos los rostros se funden en uno solo, y todos los nombres quedan en un solo nombre.

Cierto antiguo filósofo sostuvo que es una misma cosa el pensar con el ser.

Si Don Juan filosofara diría que eso es falso.

Vivir y amar son una misma cosa. Y a la inversa.

Eso sí es cierto.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: