septiembre 27, 2020

A veces, con la primera luz oscura, incluso parece un caballo,

allí al pie de la cama como un implemento o mueble,

sin cuerno en el centro de su frente,

sin alas, solo el número correcto de patas,

y un contorno liso de rocío.

Luego, cara a cara, se cierne sobre tu respiración,

la separación de los ojos y su propia respiración profunda quería despertarte,

el animal parado junto a la cama, balanceándose hacia atrás y hacia adelante

dentro del establo de sí mismo, sus fosas nasales del tamaño de un puño ahuecadas,

hasta que, después del amanecer, da la vuelta en toda su longitud,

da vueltas en la cama como si estuviera pensando

y camina a una pared y apoya la cabeza contra ella.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: