octubre 22, 2021

Es mi temporada de la derrota cuando todo es gris.

La muerte está hecha para mí y me siento solo,

como si la piedra que salió de la cabeza de una tumba

estuviese alojada en el marco de la puerta de mi cuarto,

y todos a quienes alguna vez he amado viviesen felizmente.

Y cada vez que Jesús resucita, él se pierde

en mentiras creadas entre vino y pan,

cuando la expectativa de vida era de 30 años nada más…

¿Quién se toma esta mierda tan literal?

En realidad somos un trozo de cuarzo muerto, 

nada más que agua y sal para poder caminar.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: