Daniel Ulibarri

Debajo de las olas

A menudo debajo de las olas, lejos de esta repisa

los dados de huesos de hombres ahogados

golpean en la orilla polvorienta y se oscurecen.

Los naufragios pasan sin el sonido de campanas,

el cáliz de la generosidad de la muerte devuelve

un capítulo disperso, un jeroglífico lívido.

El asombro serpenteaba en corredores de artillería.

Luego, en el circuito de calma de una gran bobina,

los latigazos hechizan y reconcilian la malicia.

Los ojos helados que levantaron altares y respuestas

silenciosas se deslizan a través de las estrellas.

Compás, cuadrante y sextante idean.

No hay mareas más lejanas…

En lo alto de los acantilados azules el poeta

no despertará al marinero.

Esta fabulosa sombra solo la guarda el mar.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: