Daniel Ulibarri

De todas las cosas

 
Frágil como un niño es frágil: destinado a no ser
 
para siempre y condenado a convertirse en otro.
 
Aquí estoy sentado, sin haber cambiado,
 
pensando en vos y en cómo puedo ser…
 
aquí donde estoy plantado en vos.
 
Pensando en cómo fue y cómo debió ser.
 
Lo que a veces es maravilloso, luego es doloroso.
 
Como droga, deshice lo bueno por completo…
 
Lograba ver el brillo, los destellos.
 
Pero en el escaparate de mi corazón
 
las cosas no duran para siempre.
 
Estar en exhibición no me dio esa potencia,
 
ni aquella vehemencia por detener mis impulsos.
 
La experiencia que necesito es la silla
 
para contemplar mis pensamientos.
 
De todas las cosas extrañas, es el sentimiento
 
la verdadera belleza y lo único que ofrezco.
 
De todas las cosas que callo, te canto intenso:
 
Soy el grado de fuerza con que me manifiesto
 
y lo más brillante en mi escaparate,
 
la más hermosa que he visto desde que nací
 
es tu agencia natural, tanta magnitud física
 
y esa potencia en tu expresión, de todas las cosas.

 

One Comment

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: