Daniel Ulibarri

De los mares, la virgen y el demonio

 

El viajero llega a la costa y escucha una leyenda.

 

Un pescador de perlas, cumplida su jornada de trabajo, dijo:

 

-Voy a bajar una vez más. Si hallo una perla será para la Virgen.

 

Descendió y encontró la perla más grande y más hermosa que se había visto.

 

Otro pescador, envidioso del hallazgo, dijo:

 

-También yo voy a bajar. Si hallo una perla será para el demonio.

 

Bajó, y no volvió a salir. Su cadáver jamás fue recuperado.

 

Ahora en esa parte del mar se forma un remolino, y las azules aguas se pintan de negro.

 

Es la cabellera del ahogado, del que quiso buscar una perla para el diablo.

 

¿Es cierta esa leyenda? No lo sé. No lo creo.Y no importa.

 

Las leyendas no tienen que ser ciertas para ser verdad.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: