septiembre 21, 2021

Siempre estoy húmedo y firme porque quiero tu sexo.

Mi cuerpo, esto es un hecho.

Soy un enemigo del cambio, en el fondo.

Todas las cosas que yo atesoro

están hechas de cosas bellas, experimentadas:

la sensación de estar sucio en cuerpo y mente.

No tener dinero. El placer como un medio.

Y vos, EL cuerpo… tomaste otros caminos.

Yo estoy en oposición a todo tipo de metas.

Cuando el agua hierve me sale una taza de té.

No solo mi cuerpo será abono,

pero también mis pensamientos…

Me fui durante años de mi vida,

fuera de la ventana soy un retorcido.

Mis pensamientos sobre vos están

no exactamente prohibidos, pero son inútiles,

sin intención para conquistarte porque tengo mi reflejo

y opero solo frente al espejo, naturaleza fuera de control…

Decime vos qué es eso tan bueno que ves.

Estoy inmoderadamente enamorado de vos,

noqueado por todas tus canas, mis ganas.

De repente, desde atrás, en donde

la longitud completa de tu cuerpo presiona.

Vos y el empeine de mi talón, mis omóplatos contra tu pecho.

Sexo, toda la fuerza de tu cuerpo. 

La estancia de tu abrazo seco, firme, seguro y duro.

Atardeceres de papel blanco, atardeceres de jazmín.
 
Íntimo más allá de la creencia,
 
hermoso cuerpo sin miedo a la desnudez,
 
mi largo barco, mi opulencia,
 
la guirnalda apagando latas de mendigo, el viento del anhelo.
 
Hermoso cuerpo lamiendo el país arruinado, el corazón casado con la guerra.
 
Hermosa tu bandera erecta, el fuego del horno en mi cuerpo,
 
el cielo giratorio,  el hermoso cuerpo que cubrís con mi polen.
 
En tu dulce boca, hermoso cuerpo… en tu dulce boca.
 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: