septiembre 21, 2021

Todos los beneficios desaparecen:

el beneficio de la facilidad,

la suma secreta atesorada.

Y ahora los dígitos sombríos del viejo dolor

vuelven a ensuciar nuestra casa.

Cazamos el costo de la ruina,

sumamos, restamos y nos ponemos en empeño.

A pesar de todos nuestros arañazos

en la almohadilla, no podemos rastrear el error.

Lo que buscamos es una tarifa de ida,

una oportunidad de estar seguros.

La falta que nos mantiene como somos,

el centavo que usurpa a los pobres.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: