fbpx
Daniel Ulibarri

Cuatro cuentos cortos

Cuatro


«Ahí va el hombre con el que se está acostando la vecina«.

Al oír esas palabras de su esposo doña Cotilla saltó de su sillón y corrió presurosa a la ventana a ver al hombre.

Observó decepcionada:

«Es el marido de la vecina«.

Replicó el señor:

«¿Y acaso no se está acostando con él?«.


Un indignado caballero se presentó en la relojería y le reclamó con enojo al encargado:

«¡Me dijo que este reloj me duraría toda la vida! ¡Apenas tengo 15 días con él y ya se descompuso!«.

El relojero se defendió:

«¿Y yo qué culpa tengo de que usted no se haya muerto antes?«.


El padre Arsilio predicó en el retiro para hombres casados.

Dijo:

«Lo mejor en el matrimonio es la fidelidad«.

Desde el fondo se oyó una pregunta:

«¿Y qué es lo segundo mejor, padre?«.


La sexoservidora bebía una cerveza con su cliente.

Le contó:

«Mi abuela fue ama de casa, mi mamá es maestra y tengo una hermana monja«.

Le preguntó el sujeto:

«¿Y cómo fue que vos llegaste a ser lo que sos?«.

«No sé -ponderó la dama de la noche-. Supongo que lo debo a mi buena suerte«.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: