octubre 26, 2021

Cuando vos no estabas en la casa la casa no era casa.

Era paredes, techos, pisos, pero no era casa.

Cuando vos no estabas en la casa yo no era yo.

Era un solitario, un sonámbulo, un ser sin ser.

Cuando vos no estabas en la casa la vida no era vida.

Era una sucesión de mañanas turbias, tardes grises, noches de sueños turbios, grises.

Pero has regresado, y contigo ha regresado todo.

La casa vuelve a ser la casa.

Yo vuelvo a ser lo que por vos soy.

La vida otra vez vuelve a vivir.

Debo aprender a creer para poder dar gracias.

Debo aprender a dar gracias para poder creer.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: