Daniel Ulibarri

Como el río

Por la ventana entra la tarde cuando se va volviendo casi noche.

Quedaron ya perdidos en la sombra los picachos del monte, y empieza a desaparecer la más cercana mole de la sierra.

Yo no le temo a la oscuridad. Sé que en ella habita la luz.

Tampoco me entristezco cuando el día se va. Mañana volverá la mañana.

Todo se va una vez; todo regresa siempre.

Esto se llama vida.

Siempre se está yendo -el símil con el río es viejo como el hombre-, pero siempre está ahí.

El río nunca es el mismo río. El río es siempre el río.

Ahora es ya de noche. El paisaje se va por la ventana. La cierro para no irme yo con él.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: