septiembre 21, 2021

Llegó sin avisar y se presentó a sí mismo.

Con cara de pocos amigos -o más bien de ninguno- me dijo:

Soy el círculo vicioso.

Ya había oído yo hablar de él.

A cada paso alguien decía:

Esto es un círculo vicioso.

Le pregunté con cautela:

Y ¿en qué puedo servirle?

Respondió:

Diga a sus dos lectores que soy víctima de una injusticia. Siempre se habla de mí, del círculo vicioso, pero jamás se habla de un cuadrado vicioso, de un triángulo equilátero vicioso, de un trapecio vicioso, de un rectángulo vicioso…

Tras decir eso se alejó mascullando palabras que, creí entender, eran maldiciones.

Cumplo aquí el deseo de aquel extraño visitante.

Espero no meterme en un círculo vicioso.

Un pensamiento en “Círculo vicioso

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: