fbpx
Daniel Ulibarri

Censurado

En una vasija de oro había puesto algunas malas hierbas

Había ahí demonios negros en el tiempo más soleado;

Agrupado el santo y la cortesana,

Miserablemente sacudió todos los credos.

La multitud lasciva escuchó que estaba loco,

Sin embargo, buscó en sus libros algo de pornografía.

Los censores dudaron de su virginidad,

Y escondió en secreto las obras que prohibió.

Los reporteros encontraron esta peligrosa rareza

En pantalones oxidados, cortando el césped,

Y me preguntaba cómo un desgraciado tan aburrido podía haber visto

Una Venus desnuda perturbando un mar extraño.

Vio sus espaldas retroceder por la calle,

Rastrilló la hierba y de repente tuve una visión

De cómo Venus, bañándose, veía con burla divertida

Detrás de los arbustos asomando los pies de verdaderos sátiros.

Amante del humo, la gasolina, los químicos y preservantes. Quienes son amantes del "fitness", el gimnasio, las dietas y los maratones y cualquiera que abrigue escrúpulos de moralina, se encierre en sus 'tiquismiquis' de conciencia y provincialismos santurrones, deje de lado estos renglones ahora mismo.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: