septiembre 28, 2021

Nos encontramos con una cresta y escuchamos un cencerro

en la cala más allá, un tintineo endulzando el aire con rubato,

vago como la brisa, borra los tonos y luego las notas

reanudan como ecos del pasado o de una cueva

dentro del acantilado, una voz tranquila en dialecto

y manteniendo su propia compañía,

tanto fuera de tiempo como siempre a tiempo,

tanto aquí como desde una esfera superior,

como si la voz de la historia fuera tan íntima como la memoria.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: