Daniel Ulibarri

Cara y cabeza

No hay nada en mi cara. No hay nada en la tuya. Lo que tenemos se llaman cabezas. No son nada a menos que nos besemos. Los labios son maravillosos. Están llenos de mecanorreceptores.

 

En el Viejo Mundo, todos solíamos besarnos y besarnos. 

 

Fue entonces cuando sí tuvimos caras. Teníamos narices, mejillas, frentes y cabello suave y aterciopelado.

 

En el Nuevo Mundo dejamos de besarnos. Los que ya estaban aquí se detuvieron. Los que vinieron se detuvieron.

 

Ahora solo hay una persona que tiene cabeza que también es cara.

 

Sos vos para quien tengo una cara distinta a mis manos.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: