marzo 2, 2021

Hay una canción que nadie puede oír.

Quienes afirman su existencia no saben si esa canción surge del mar, o sale de la selva, o se origina en una montaña, en algún bosque, en el desierto o en un río.

Dicen, no obstante, que esa canción tiene la más hermosa melodía, más bella que cualquiera de las que el hombre ha creado, y que su letra habla de paz, de fraternidad, de amor.

Quizá yo ya no escuche esa canción, pero tengo la esperanza de que quienes vienen la oirán.

Llegará la canción hasta los últimos confines de la tierra, y al escucharla el mundo todo en él se hará nuevo, y todo bueno.

Escuchemos mientras tanto las canciones de los hombres y de las mujeres. También son muy hermosas.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: