fbpx
Daniel Ulibarri

Calvario

Bajo el nivel del cielo de invierno 
Vi pasar mil Cristos femeninos. 
Cantaron una canción ociosa y libre 
Mientras subían al calvario. 

Cuidadas de ojos y suaves de labios,
Marcharon en la comunión más santa.
Para que el cielo sane al mundo, le dieron
Sus sueños nacidos en la tierra para cubrir la tumba.

Con almas sin purgar y aliento firme
Cenaron el sacramento de la muerte.
Y para cada una, lejos, aparte,
Siete espadas que desgarran el corazón de un hombre.