septiembre 21, 2021

El calor alcanzó su punto máximo

esa noche que la luna no se pudo enfriar,

una piscina sucia o la brisa.

Emerger para levantar el cuello de lienzo

de los búhos demasiado calientes para ulular,

el ratón y la rata de granero marrón astutos

suficiente para saber caer y correr

mientras en las sábanas de los catres

amontonadas y en sacacorchos

y camas de latón derrumbadas,

el giro irregular y el retorcer y suplicar…

soñar un sueño de aire

tan amargo y cruel como el

vendaval de invierno que raspa y golpea

y ráfagas de la parrilla para orzar

las cenizas blanqueadas del carbón.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: