Daniel Ulibarri

Caballos

 

Él tenía algunos caballos.
Tenía caballos que eran cuerpos de arena.
Tenía caballos que eran mapas dibujados con sangre.
Él tenía caballos que eran pieles de agua del océano.
Tenía caballos que eran el aire azul del cielo.
Él tenía caballos que eran pelaje y dientes.
Él tenía caballos que eran de arcilla.
Él tenía caballos que estaban astillados acantilado rojo.
Él tenía algunos caballos.
Tenía caballos con ojos de trenes.
Tenía caballos con muslos llenos y marrones.
Tenía caballos que se reían demasiado.
Tenía caballos que tiraban piedras a los invernaderos.
Tenía caballos que lamían hojas de afeitar.
Él tenía algunos caballos.
Tenía caballos que bailaban en brazos de sus madres.
Tenía caballos que pensaban que eran el sol
y sus cuerpos brillaban y ardían como estrellas.
Tenía caballos que bailaban el vals en la luna.
Tenía caballos que eran demasiado tímidos y se quedaban
callados en puestos de su propia fabricación.
Él tenía algunos caballos.
Tenía caballos a los que les gustaban las canciones de Vicente.
Tenía caballos que lloraban en su cerveza.
Tenía caballos que decían que no tenían miedo.
Tenía caballos que mentían.
Tenía caballos que decían la verdad,
que estaban despojados y desnudos de sus lenguas.
Él tenía algunos caballos.
Tenía caballos que se llamaban a sí mismos “caballo“.
Tenía caballos que se llamaban a sí mismos “espíritu
y mantenían sus voces secretas y para ellos mismos.
Tenía caballos que no tenían nombre.
Tenía caballos que tenían libros de nombres.
Él tenía algunos caballos.
Tenía caballos que susurraban en la oscuridad,
que tenían miedo de hablar.
Tenía caballos que chillaban de miedo al silencio,
que llevaban cuchillos para protegerse de los fantasmas.
Tenía caballos que esperaban la destrucción.
Tenía caballos que esperaban la resurrección.
Él tenía algunos caballos.
Tenía caballos que se arrodillaban
ante cualquier salvador.
Tenía caballos que pensaban que
su alto precio los había salvado.
Tenía caballos que intentaron salvarlo,
que se subieron a su cama por la noche
y rezaban mientras lo violaban.
Él tenía algunos caballos.
Él tenía algunos caballos que amaba.
Tenía algunos caballos que odiaba.
Todos eran los mismos caballos.
 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: