Daniel Ulibarri

Brotes

La sangre brota por todos mis labios.

La miel que humaniza nuestro paisaje salvaje:

depredadores y hombres, el mosaico del bosque.

Mis matorrales y pastos, nuestro pueblo habitado.

Yemas y miel. Mis brotes, tu hacha, las heridas…

Alimentado por tu semilla, revolviendo

todas nuestras cuevas y guaridas.

No puedo sentir nada, no realmente.

Pero si me cortás, me sale sangre.

Y te alimentaste con lágrimas de mi invierno.

Las condiciones idóneas para tu supervivencia.

Pudimos haber sido ambos la sangre que explota.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: