Que el nuevo año me encuentre con un amigo más y con una envidia menos.

Que me regale el don de la esperanza y me quite las sombras de la desesperación.

Que me haga ver la promesa que hay en cada nuevo día, y me abra los ojos a la belleza de las cosas y los seres.

Que me enseñe a murmurar un poco menos, y a amar un poco más.

Que me haga ver que «yo» es una sola persona, y que «vos», «él», «nosotros» y «ellos» son muchas personas.

Que me haga apartarme de la rutina y me lleve a caminar por senderos que no conozco aún.

Que recuerde yo a quien me olvidó; que perdone a quien me ofendió, y que ofrezca la mano abierta a quien me hirió.

Que el Año Nuevo sea realmente un nuevo año.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: