Daniel Ulibarri

Andanzas nocturnas

 

Jamás le temiste a la noche, en la oscuridad oía yo tus leves pasosn cuando ibas a las habitaciones.

 

Hay quienes tienen miedo de las sombras, no sé si porque en ellas no ven o porque en ellas se ven.

 

Las tinieblas, dicen, son propicias a la aparición de brujas, trasgos y fantasmas, lo mismo que de hombres con alma negra.

 

Tenías el alma blanca. De ella brotaba luz. Estoy seguro de que jamás abrigaste un mal pensamiento.

 

Pero yo no soy como vos…

 

Si algún día llego a sentir miedo de la noche tu recuerdo iluminará mis sombras y pondrá en ellas claridad de luz.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: