octubre 26, 2021
Me celebro y me canto en una pieza.
Soy un proyecto y código abierto,
que en tiempos belicosos busca paz.
Pues lo que asumo y defiendo yo,
se basa en mi energía matriarcal.
Lo que doy no lo quito, aunque lo deje de dar.
Porque cada átomo que le pertenece
a mis tierras madres es tan bueno
como los suyos, como aquellos y ellos…
creo que por eso les vengo un poco mal.
Así que restriego e invito a mi alma,
me inclino con pereza y a mis anchas
y descubro la punta del puñal comunal.
Mas mi lengua y mi sangre
son y serán de este suelo y este aire.
Nacido aquí de padres nacidos
en otras partes de padres iguales,
y sus padres iguales…
Yo, ahora con cuarenta años,
de salud mental cuestionable,
manejo expectativas y me acomodo.
Así, sin cesar, hasta que llegue la muerte.
Credos y escuelas en suspenso
fue fueron suficiente y pienso retirar:
epatas que esta mente nunca olvida.
Albergo los recuerdos para bien o para mal.
Mas a mi mente, a mi cuerpo y a mi alma
les permito ser, hacer y hablar
ante cualquier censura o riesgo,
soy naturaleza sin freno:
el mismo rito de la energía original.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: