Daniel Ulibarri

Anatomía del ser

 
 

Terremotos en todas partes de mi cabeza.

 

Duele hasta que toca la mano mi frente.

 

Magma sanguínea y escalofríos en sacos de piel,

 

la superficie corrugada de la corteza: fisuras y surcos.

 

Divisiones más grandes y pequeñas,

 

superficies envueltas hacia adentro.

 

Nuestros recuerdos se pliegan alrededor de los demás.

 

Déjenme besar el lugar donde los electrodos se fijaron a las sienes.

 

Viejas técnicas de fluidos, electricidad y tormentas.

 

Continentes debajo, profundidad de iceberg y descansamos aquí,

 

nuestros platos son esclavos unos de otros.

 

El camino hacia nuestros cráneos, cubrir, cubrir y cubrir…

 

Hasta que las fronteras no se abran, no se podrán liberar

 

las recurrencias postraumáticas de los miembros,

 

las historias vulnerables de quienes quemamos blanco brillante.

 

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: