diciembre 4, 2020

El amor está aparte de todas las cosas.

El deseo y la emoción no son más que eso.

No es el cuerpo el que encuentra el amor.

Lo que nos lleva allí es el cuerpo.

Lo que no es amor lo provoca.

Lo que no es amor lo apaga.

El amor se apodera de todo lo que conocemos.

Las pasiones que llaman amor

también cambian todo en un principio.

La pasión es claramente el camino,

pero no nos lleva al amor.

El amor abre el castillo de nuestro espíritu

para que lo encontremos

como el misterio escondido allí.

El amor es uno de los muchos grandes fuegos.

La pasión es el papel y ramitas que encienden

las llamas pero no pueden sostenerlas.

El deseo perece porque trata reemplazar al amor.

El amor es devorado por el apetito.

El amor no dura, pero es diferente

de las pasiones que no perduran.

El amor dura al no durar.

Cada hombre camina en su propio fuego

quemándose por sus pecados.

El amor nos permite caminar

en la dulce música de nuestro corazón particular.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: