Daniel Ulibarri

Amor eterno

 

En este desierto en el que vivo los contrastes son enormes como día y noche. Por la mañana me despierta un insoportable calor, mientras que las noches son tan heladas que el sudor del día es tan solo un lejano recuerdo.

 

Much0s animales que viven cerca quizás estén acostumbrados a tal contraste y yo he estado procurando hacer mi mayor esfuerzo.

 

Pero hay una gata que viene a comer por las noches que ha parido tres gatitos, y les puse una caja de cartón cuando los trajo acá.

 

Con ellos pasa la noche. Ha hecho frío y busca darles su calor.

 

Ayer bajó aún más la temperatura.

 

Vi entonces que además de la gata otro gato -¿o gata también?- se metió a la caja junto con la mamá de los gatitos. Era necesario darles más calor.

 

Eso me dio un atisbo de lo que es el amor. En última instancia es el instinto de conservación de la vida. Amamos porque queremos vivir, no como individuos, sino como especie.

 

El amor es la mejor forma de procurar la eternidad.

 

¿Cuántas almas siguen viviendo en sus hijos y sus nietos, y en los hijos y nietos de ellos?

 

El amor es la verdadera vida eterna.

 

El amor es la eternidad.

 

One Comment

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: