septiembre 21, 2021

Hicieron el amor sobre una tumba.

El cementerio del pueblo fue el único sitio que pudieron hallar en donde nadie los vería.

La dura lápida de frío mármol se volvió tibio y suave lecho para los enamorados, y aquel lugar de muerte se hizo canción de vida.

Agotado su amor los amantes se dieron un último beso -acción de gracias- y tomados por la cintura salieron del panteón.

Te lo dije -le musitó él a él -. Nadie nos vio.

Se equivocaba. Los vieron todos los que ahí están.

Los vio la muchacha que murió de un mal de corazón la víspera de sus bodas.

Los vio el párroco que nunca tuvo trato con mujer.

Los vio la anciana, que sonrió al recordar que… Al recordar.

Los amantes no han vuelto ya al panteón. Encontraron otro lugar mejor para amarse.

Los muertos los siguen esperando.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: