Daniel Ulibarri

Agua nueva

Crecerán entre vos y yo las montañas anchas y extensas.

El río de piedra nos arrastrará hasta su cauce.

A orillas opuestas naufragarán los barcos y los puentes.

La selva se elevará sobre nosotros y sobre esta ciudad.

Solo quedará en sus senderos el eco

entristecido del murmullo del viento.

Serás para mí la larga ausencia de una ausencia

y seré para vos el oleaje de un mar que se disuelve.

Tal anhelo disfraza mi apariencia.

Mi cara pálida te mira con indiferencia.

Mi súplica por una oportunidad hecha del silencio

de la noche queda atrapada entre mis vértebras.

Inmune como la niebla, tu voz será el canto de otros viajeros.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: